TECNOLOGÍA

Os vigilan pero no os importa: la privacidad en Internet

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En realidad sé que sabíais que os vigilaban. Y, si no era así, ya va siendo hora de que os vayáis dando cuenta. ¿Quién me controla? ¿Cuáles son sus verdaderas intenciones? ¿Estoy protegido por la ley? ¿Existe algún modo de evitar estar controlado? Vayamos por partes.

Los famosos términos y condiciones

Para empezar, estoy seguro de que muchísimos tenéis un smartphone. Y éste se encuentra a una distancia no superior de 20 metros de vosotros (si es que no estáis leyendo este artículo desde el mismo). Seguramente no os alejáis demasiado de él a lo largo del día. Quizás os olvidéis de las llaves al salir de casa, pero no de este artilugio.  Es evidente que tenéis iniciada una sesión con Google, Apple, o puntualmente con Microsoft, para poder hacer uso del mismo. Os lo exigieron el día que lo estrenasteis y disteis a aceptar a todo lo que se te ponía por delante con tal de poder usarlo. ¿Os parasteis a leer las condiciones de uso del dispositivo? Estoy perfectamente convencido de que no. Quizá dejasteis sin marcar 2 casillas, pero al final, tuvisteis que dar al botón grande de ACEPTAR. Porque sino, lo que comprasteis, o lo que os habían regalado sería un pisapapeles de entre 100 y 1000 euros. Barata la broma.

¡Quiero privacidad!

Si eres un obseso de la privacidad, a partir de ese momento das a todo a cancelar. Y conforme vas dando a todo a que no, te das cuenta de que no puedes usar nada. Entonces tu plan tiene que cambiar, porque sino… ¿para qué instalas Whatsapp si no tiene acceso a tus contactos? Deseas subir una foto a Instagram, Facebook o Twitter, pero te das cuenta de que no tiene permisos para acceder a tus fotos. Quieres ver cómo llegar a un lugar, pero la aplicación de Google Maps no tiene acceso a tu ubicación… Mal empezamos si quiero usar aplicaciones y quiero privacidad. Habrá que aceptar alguna de ellas.

Ahora, te vas a Google y decides buscar unos zapatos para la boda de algún familiar. Te pide que aceptes unas cookies (galletas), que parecen inofensivas. Total, todas las webs lo piden. Tras buscar durante 20 minutos en 10 páginas web, aceptando las cookies de todas y cada una de ellas (y algunas ni te las piden, diciendo que con solo navegar en su página ya están aceptadas) ya tienes lo que buscabas. Vas a decírselo a tu mejor amigo/a por Facebook y te encuentras con 27 anuncios de zapatos, y vas a Instagram y cada 2 historias hay un anuncio de zapatos. Te metes en tu PC (en un principio, independiente de tu smartphone) y te encuentras que allá donde vas solo hay zapatos.

Bienvenido al siglo XXI. Hay ojos en todos lados.

Recuerda que navegar es gratis (excepto por la tasa mensual que se llevan las compañías telefónicas) y sin embargo, Google, Facebook y otras compañías son multimillonarias. Y esto es debido a que ahora, nosotros somos el producto para las grandes compañías, y nos conocen mejor que nuestra pareja. Por ejemplo, cuando nuestra familia quiere regalarnos algo por navidad, muchas veces o no tienen ni idea, o se piensan que ya tenemos todo lo que necesitamos, pero seguro que Google o Facebook sabrían darnos una mejor respuesta. La pulsera que hemos estado mirando para hacer deporte, que nos dice las pulsaciones. El vestido que vi el otro día, que me encantó y le di un ‘like’. O el juego que está de moda ahora mismo, pero que no tengo dinero para comprármelo y no se lo he dicho a nadie.
Las compañías cada vez buscan saber más acerca de nosotros, ‘alquilar’ nuestra información a grandes compañías y ofrecernos mejores productos en sus catálogos. Nada es casualidad en el mundo en el que vivimos, con toda la información que generamos. Desde los clicks a enlaces, pasando por el tiempo empleado en ver un vídeo de YouTube y hasta los comentarios y valoraciones que realizamos en Amazon. Todo ello componen una parte de eso llamado Big Data.

¿Qué puedo hacer ante todo lo que saben sobre mi? ¿Estoy protegido por la ley?

En el caso de que residas en España, estás protegido por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y estoy seguro que en otros países existe normativa con una gran similitud. Si usas alguna de estas aplicaciones mencionadas, ya diste el consentimiento al uso de los datos. Pero hay dos puntos importantes a tener en cuenta:

1. Ninguno de estos sitios puede almacenar la información sin tu consentimiento.
2. Tienes el derecho a obtener la información que almacenan, a su modificación en caso de no ser veraz, e incluso al borrado de la misma.

Bien, pues echemos un simple vistazo rápido a la información que Facebook almacena sobre nosotros (puedes acceder a tu información con ayuda del siguiente enlace). Una vez que tienes delante lo que almacenan sobre ti, puedes ver los diferentes apartados y cómo está categorizada. Encontramos nuestras publicaciones, fotos, vídeos, amigos… Pero espera. Tienen cuáles son los anuncios más relevantes para mi y sobretodo, mis conversaciones completas de Messenger, algunas llamadas y mensajes de mi móvil, mi historial de búsqueda, historial de ubicaciones, cuándo he iniciado y cerrado sesión

Sí, tú has sido el que ha concedido todos esos permisos, “has leído los términos y condiciones” y has dado a Aceptar. Todo el mundo tenía Facebook y tú no ibas a ser menos. Pero no te preocupes, la ley te protege. No te alarmes. Puedes solicitar que borren tu información y tu cuenta… Espera, pero yo solo quiero borrar todo esto que saben sobre mí. Vale, entonces también tu cuenta.

No todo es gratuito

En el mundo de Internet, en esa nube de contenidos, todo parece gratuito: nos permiten comunicarnos gratis, compartir lo que hacemos a nuestros amigos, almacenar información, subir nuestras fotos para no perderlas… Pero nada sale gratis.

Mientras  esa información se mantenga en los servidores de las grandes empresas, mantengas una buena contraseña, y no des acceso a tu cuenta a nadie, esa información sólo será tuya. Bueno tuya, suya… y de los clientes de esas grandes compañías que quieren saber más sobre ti y ofrecerte productos en los que vas a gastar tu dinero. Si estás interesado en algo, una buena publicidad puede llevarte a comprar el producto. Todos ganan, y tú acabas pagando.

En esta vida todo tiene su coste, a veces lo barato puede salir caro. La pregunta sería, ¿pagarías un cuota por usar Google, Facebook, u otro servicio para evitar que alquilaran tu información? Me gustaría que nos comentaras tus dudas, o nos dieras tu opinión al respecto. Tan solo comenta, estaremos encantados de escucharte.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 64 Average: 4.9]

Contenido recomendado

5 comentarios en “Os vigilan pero no os importa: la privacidad en Internet”

    • Ojalá existiera una manera sencilla de poder hacerlo, pero la realidad es que no es posible en la mayoría de ellas. El hecho de darle a aceptar cuando te creas una cuenta es como aceptar un contrato. Tu obligación sería leerte todos y cada uno de los puntos, pero pocas personas llegan a hacerlo, simplemente te fías de la compañía. Por lo tanto evadir el ‘aceptar’ es algo prácticamente imposible.

      Si hablamos de las cookies, en torno a 80% de sitios web (aproximadamente) únicamente te indican ‘Aceptar’ sin poder establecer tus preferencias. En un 20% puedes establecer qué cookies te interesan y cuales no, con lo que puedes declinar (No aceptar) aquellas relacionadas con publicidad, pero te seguirá apareciendo publicidad aleatoria sin estar asociada a tu perfil de consumidor.

      Por otro lado, en las grandes compañías, a pesar de Aceptar los términos y condiciones, puedes a posteriori modificar determinadas preferencias de privacidad. Te recomiendo que visites los siguientes 2 enlaces como ejemplo para Google (Google Privacy) y Facebook (Facebook Privacy). En ellos puedes decidir en cierta medida (limitada) lo que pueden hacer con tu información.

      Yo, personalmente, intento darles pocos permisos, no obstante, hay veces que me gusta que usen mi información para recibir mejores contenidos.

      Gracias por tu pregunta y espero que haya quedado más claro 🙂

    • Pues hay varios casos posibles, entre ellos:

      • Dar al botón de aceptar únicamente oculta el cartel del aviso. Por ejemplo, el mensaje de Facebook dice: «Usamos cookies para personalizar el contenido, adaptar y evaluar los anuncios, y ofrecer una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de Facebook mediante cookies. Tal y como has podido leer, no es necesario dar a Aceptar. Si continuas usando el sitio ya das tu consentimiento.
      • El mensaje de aceptar Cookies aparece en toda la pantalla. En este caso: o aceptas, o das a la flecha de atrás, hay pocas opciones más a nivel usuario
      • El mensaje tiene la opción de aceptar o rechazar Cookies. Ahora mismo no recuerdo ningún caso, pero en caso de rechazarlas pueden ocurrir dos cosas: te dejan navegar normalmente o te echan del sitio web, cosa que me extrañaría
      • Hay un cartel de aceptar Cookies y aparece un enlace con ‘Más imformación’. Muchas veces tras ese mensaje aparece qué Cookies quieres aceptar y cuales no. Otras veces tan sólo te mostrará las Cookies que vas a aceptar. En Onironauts te aparecen las Cookies que vas a aceptar. En el caso de, por ejemplo, adslzone si pinchas en más información puedes rechazar todas, y te dejará perfectamente usar el sitio web

      Dependiendo de cada compañía, de sus necesidades y de los acuerdos con sus anunciantes, podrás rechazarlas o estarás obligado a comerte las Cookies para ver el sitio web 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.