Gripe is coming… o no

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El frío siempre es sinónimo de enfermedades. Llega el invierno y con ello episodios de catarros, congestiones nasales y entre ellos… la posibilidad de sufrir la gripe.

La gripe según la RAE se define como: “Enfermedad epidémica aguda, acompañada de fiebre y con manifestaciones variadas, especialmente catarrales”. Es esta definición la que nos muestra que mucha gente menciona esta sintomatología como un resfriado también y NO SON LO MISMO.

Lo primero es decir que ambas son enfermedades producidas por VIRUS así que ni se te ocurra tratarte con antibióticos. Esta idea se extendió durante mucho tiempo y eso ocasiona un problema de resistencias a antibióticos que se debe resolver.

Entonces… ¿Cuál es la diferencia?

Realmente, es bastante sencillo diferenciarlas. Simplemente desde el comienzo puedes verlo. Si empiezas a pensar que te vas a poner malo, es que es un resfriado. Esto se debe a que los síntomas del resfriado aparecen poco a poco mientras que la gripe surge de forma brusca.

Mirando de arriba abajo

Si tienes dolor de cabeza, es poco común que sea por un resfriado. Además, en la gripe el dolor suele ser mucho más notable.

Respecto a la fiebre, si tienes una temperatura corporal desde 38ºC hasta los 40ºC, es una gripe. Esta fiebre suele ir acompañada del dolor muscular por lo que es otra diferencia a tener en cuenta.

Los ojos llorosos y la nariz moqueando todo el rato, así como no parar de estornudar, son propias de un resfriado pero a veces también suceden en las gripes.

Por último, la tos. En ambas se sufre de ello, pero la diferencia es siempre la mucosidad. ¿Tienes una tos productiva? Resfriado ¿Tienes una tos improductiva? Gripe

Bueno, ya sé que es una gripe. ¿Qué debo hacer?

Empieza siempre con mucho líquido para evitar resecar la garganta por la tos improductiva, y también recuperas por la pérdida debido al sudor que provoca la fiebre. El líquido preferiblemente que sea sin cafeína puesto que esta provoca sequedad a la garganta.

Para el tratamiento de la gripe, hay que saber que normalmente los antigripales son combinaciones que llevan estos tipos de fármacos:

Analgésicos para el dolor – Ibuprofeno, Ácido acetil salicílico y Paracetamol

Antipiréticos para bajar la fiebre – Los anteriores actúan como tal.

Antitusígenos para calmar la tos seca – Dextrometorfano

Antihistamínicos para los estornudos – Clorfenamina y Bromfeniramina

Descongestivos para reducir un poco la congestión nasal – Fenilefrina y Pseudoefedrina

Por lo que para tratarte solo piensa en los síntomas que más tengas y elige el antigripal de acuerdo con el contenido que más te interese.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 62 Average: 4.9]

Contenido recomendado

Vuelta a la forma

La mayoría de las personas piensan que haciendo mucho ejercicio de golpe y porrazo, se pondrán en forma pronto, pero es un gran error y a lo único que lleva es a lesionarse.

¿Necesitas ayuda con los exámenes?

Suplementos para los exámenes Enero es para muchos un mes dirigido a enfrentarse a uno delos grandes quebraderos de cabeza en las

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.