Cuida bien tu espalda

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El dolor de espalda es una patología que todo el mundo ha sentido por lo menos una vez, bien porque hayas hecho un ejercicio brusco levantando algo que en principio creías que era menos pesado, o bien por estar demasiado tiempo en una mala posición. Lo importante es conocer las razones de su aparición puesto que esto te permitirá cambiar esa causa y así que no vuelva a aparecer. Más que casos puntuales suelen ser ocasionados por malos hábitos que se han ido arrastrando a lo largo de los meses o años. Por ello en este artículo intentaremos dar unas recomendaciones para cambiar estos hábitos de vida.

¿Conoces a tu espalda?

Por supuesto, no vamos a dar todo lo que se da en una clase de anatomía, pero lo mejor será conocer un poquito para que sirven ¿no?

La anatomía de la espalda que se estudia para poder conocer la fuente del dolor de espalda suele estar compuesta de la columna vertebral, los músculos y las astas nerviosas.

Columna vertebral

Es una estructura compuesto de huesos en forma de pilar (sí, lo que se rompen muchas veces en Mortal Combat) unidas entre sí por vértebras muy juntas y alternadas por discos. Sirve principalmente para dotar de rigidez y estabilidad para soportar cargas y proteger el sistema nervioso central (entre ellos la médula espinal).

Músculos

La musculatura que acompaña la columna vertebral tiene como función servir de unión y ayudar activamente en el movimiento. Se puede diferenciar en músculos del abdomen y músculos de la espalda Todos los movimientos de la columna se deben principalmente a un conjunto de músculos entre los diferentes tipos (trabajo en equipo muscular).

Astas nerviosas

Forma parte de la médula espinal y por ahí se propagan los estímulos. Es lo que nos permitirá entender que el dolor se propague a otras zonas llegando a extremidades.

Ahora conozcamos al dolor

Descubrir qué tipo de dolor tenemos no es nada fácil. Lo peor, es que para entenderlo deberemos sentirlo. Podemos clasificarlo en:

Dolor mecánico: duele cuando te mueves. No existe cuando estas en reposo y no aparece de manera espontánea.

Dolor radicular: Dolor tipo ardor o como descarga eléctrica. Se atribuye esta causa a una lesión de nervio.

Dolor claudicante: Aparece al rato al caminar y tiene pérdida de fuerza y dolor en brazos y piernas

Dolor no mecánico: No desaparece en el reposo y si afecta al sueño, puede esconder algo más grave.

Causas

Lo normal es que sea una causa acumulada de varios meses que se deben a mala postura, hábitos estresantes, perder flexibilidad, fuerza, etc.… pero al final lo más común se reduce a:

  • sobrecargas de peso (igual no estás tan fuerte ni tan joven como para levantar algo tan pesado)
  • movimientos bruscos (efectivamente, levantar a tu amigo porque te retaron no te iba a hacer ningún bien)
  • una postura inadecuada durante mucho tiempo (la razón de tu dolor de espalda no es producto de carrilear a tu equipo en LOL, sino de estar tanto tiempo sentado)

Recomendaciones:

Ahora que hemos entendido un poco a nuestro enemigo, veamos que sería lo mejor:

  1. Estar en forma. Lo de siempre, si estás en una condición de forma óptima, es raro que tengas dolor de espalda si realizas los ejercicios correctamente.
  2. Calentar antes de realizar un trabajo que necesite gran fuerza de tu espalda. (Queda raro, pero si es para evitar una lumbalgia, pues está bien ¿no?)
  3. Mantén la espalda recta siempre que puedas. Por recta queremos decir que mantenga la curvatura natural y esto se consigue con un buen hábito de ello.
  4. Incluye en tu dieta vitamina D (como en el queso, leche y huevos) y vitamina B12 (también en leche, huevos y pescado). La vitamina C y el magnesio también pueden ayudar.
  5. Una compresa tibia en la espalda puede aliviar un poco el dolor. Si no es suficiente paracetamol, aspirina e ibuprofeno nunca falla.

Si vamos a levantar un objeto pesado:

  1. Utiliza las pierna, rodillas y caderas
  2. Levantarlo de forma simétrica
  3. Levanta el objeto pegado al cuerpo

Si vamos a estar mucho tiempo de pie:

  1. Cambia el peso de una pierna a otra
  2. No utilices tacón alto y tampoco una suela plana. Cuidado con el uso de chanclas. Se recomienda el uso de una suela curvada para personas con problemas de espalda.

Y si es sentado:

  1. Utilizar un respaldo inclinado unos 20o o 30o hacia atrás
  2. El asiento debe permitirte apoyar los pies adecuadamente
  3. Siempre cambiar de posición y caminar cada 45 o 50 minutos. Es recomendable caminar un poco.

Mucha atención durante el periodo de sueño. La mejor posición para dormir es de lado con la columna recta o boca arriba apoyando las corvas (es la parte de detrás de las rodillas, sí, eso tiene nombre). Para la última posición se suele colocar una almohada para que sea más sencillo. Ante todo, nunca dormir boca abajo porque suele ser una razón común ante la gente con dolor de espalda.

Conclusión

El dolor de espalda es muy común en la población actual. Para poder evitarlo lo mejor es cambiar los hábitos de vida, más que un tratamiento farmacológico. Por supuesto, si este dolor de espalda viene acompañado de otra patología diferente (te cuesta respirar o fiebre) no dudes en ir a que te vea un profesional sanitario. Así que cuida tu espalda y en el futuro no te arrepentirás.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 30 Average: 5]

Contenido recomendado

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO – RUNNING

¿Qué necesito? Es hora de calzarse unas buenas zapatillas de running, en mi caso unas adidas, para hacer un poco de ejercicio

El poder del picante

Las comidas picantes son platos con una gran variedad de opiniones, unos los aman y otros no son capaces ni de acercarse

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.