Tu Mejor Tú

Tu Mejor Tú

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Para mí, cada día es una oportunidad para crear, eliminar o mejorar un aspecto propio. Sin embargo, no es fácil salir de un hábito o crear otros mejores. Y como seres humanos, muchas veces estamos condicionados a las actividades que hemos ido aprendiendo en nuestro entorno y eso nos da certeza de estar en un grupo que nos proteja en caso de “peligro”. Por ende, empezar a romper y cuestionar creencias limitadoras se vuelve una tarea complicada (al principio), porque estamos atados a la repetición y al confort. Pero tienes que empezar a plantearte la idea de que eres un ser que tiene la capacidad de cambiar y aprender mediante tus decisiones y acciones continuas. Tú serás el que marchará hacia un peor o un mejor tú. ¿Cómo? Sigue leyendo…

Abandonar viejos hábitos

Antes de querer cambiar tu vida de golpe, es necesario desechar ciertos comportamientos para dar espacio a unos nuevos. Para esto me he regido a ciertos pasos que me han ayudado a darme cuenta de cuál era mi presente y a dónde me estaba llevando. Y de esto va precisamente de lo que hice al comenzar. Empecé a observar con cuidado cada actividad que me robaba cantidades importantes de tiempo, cuál era su impacto en mi vida a largo plazo y quiénes realizaban estas actividades.

Tomaba como ejemplo a gente que vivía cierto tipo de vida que yo quería vivir, y observaba con atención cuáles eran sus hábitos y cuáles eran sus resultados. Seguí el mismo razonamiento con la gente con vidas que yo no quería. Porque es importante saber a dónde quieres llegar y saber a dónde no. La primera te dará motivación y la segunda miedo, pero ambas te pueden apalancar hacia un mejor tú.

Tony Robbins en su libro “Despertando a tu gigante interior” (que recomiendo muchísimo) habla de cómo el ser humano está regido al dolor y al placer, y cómo la búsqueda del placer nos guía por ciertas acciones, así como de cómo el miedo al dolor nos aleja de otras. Al darnos cuenta de esto, podemos empezar a poner cierto dolor a los hábitos que nos están haciendo daño.

Por ejemplo: Un fumador frecuente puede empezar leer sobre casos de gente que nunca pudo dejarlo, o puede visitar un hospital oncológico para ver en vivo sobre casos de cáncer de pulmón. Esto llevará a su cerebro a captar la idea de que su hábito tiene consecuencias horribles y que la falta de iniciativa al cambio podría llevarlo a estar en tales condiciones. A esto le llamo “acercar el dolor”. Y para mi acercar el dolor es básico para un cambio de verdad.

Hábitos nuevos

Cómo adquirir nuevos hábitos para mí se volvió claro cuando leí esta frase: “Cuando la motivación se acaba, la disciplina comienza”. Esta frase claramente te dice que cuando tu energía cae en picada frente a un hábito nuevo, tu mente debe mantenerse fuerte al cambio y continuar. Además de saber que para que un hábito se arraigue se necesita mínimo 21 días (hay estudios que mantienen que son 66 mínimo) debes entender los beneficios y resultados que a largo plazo te darán repetir tal acción. Esto último es muy importante recordártelo frecuentemente, porque el cerebro humano se distrae con facilidad y es genial para ponerse excusas y no continuar. A mí me ha servido tener videos donde hablan de los resultados que se ven después de un tiempo manteniendo ciertos hábitos. Eso te puede ayudar mucho.

Tu repetición es tu reputación

Por último quiero darte algunas razones por las que empezar a sacar tu mejor versión es útil:

  • Eres tus hábitos: repetir algo lo suficiente te da características y valores que se desprenden de esa acción.
  • Eres dueño de ti: si tú eres el que escoge qué hacer y qué no en tu entorno, serás el dueño de tu vida. De otra forma siempre habrá alguien que escogerá por ti.
  • Te conocerás: creo que saber dónde están tus límites es básico para saber dónde comenzar y dónde reforzar.
  • Todo mejora: en la vida hay muchas cosas que están implícitamente conectadas aunque no lo parezcan. Mejora una pieza del tablero y mejorará todo su entorno.
  • Nuevas opciones: estar atado a una rutina diaria no te deja ver opciones distintas, lo que hace que tu vida se quede como siempre. Cambia un poco tu perspectiva y cambiará tu vida.
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 14 Average: 5]

More to explorer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.