¿Más productividad = Más prosperidad?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

«La productividad no es escurrir un trapo. Es la creencia de que existe una capacidad infinita de mejorarlo todo» Jack Welch.

Imagínense que tiene que lavar 1.000 botellas para embotellar vino. Necesitas 4 personas. Pueden coger un cepillo y ponerse a ello, o pueden pensar cómo lavar las botellas de un modo más rápido y mejor. Por ejemplo, si metemos el cepillo en un taladro lograremos lavar las botellas mucho más rápido y mejor. Este es un buen ejemplo de productividad: prácticamente con los mismos recursos hacer más y mejor. No sólo es un tema de cantidad, sino, de calidad.

Jack Welch está considerado como el mejor Director General de los años 80 y 90

Algunos pensarán que si antes se necesitaban 4 personas y ahora sólo se necesitará una, la productividad va en contra del volumen del empleo y del ser humano. De ahí, que muchos trabajadores piensen erróneamente que si trabajan demasiado le estarán quitando el trabajo a otro compañero, y que cuanto menos hagan, más trabajo habrá.

La realidad es muy diferente. Al aumentar la productividad en el lavado de las botellas, se logrará reducir los costes del lavado y, por tanto, el precio de la botella de vino, pagar más salarios o aumentar el nivel de beneficios.

Esta reducción de precio permitirá aumentar la competitividad y vender más vino, con lo cual, se necesitará más trabajadores para lavar las botellas.

Consecuencias de los aumentos

Subir los salarios, aumentará la recaudación impositiva del estado y podrá dar mejores servicios públicos. También mejorará el poder adquisitivo del trabajador, incrementando su nivel de vida y su demanda de otros productos o servicios en los que se creará empleo.

Aumentar los beneficios de la empresa, implica mayor recaudación de impuestos, mayor capacidad de inversión de la empresa en maquinaria, taladros, nuevas naves porque el tamaño de la empresa crece, etc. Esto creará más puestos de trabajo, sobre todo, en el sector de la construcción.

La creatividad, la imaginación, las ideas, y la innovación son claves para mejorar la productividad

Si los beneficios se los embolsa el empresario, los destinará a un chalet con piscina, a un coche de lujo, a los estudios de sus hijos o a invertirlos en productos financieros. Todo ello, también contribuye a generar puestos de trabajo.

Una empresa poco productiva es poco competitiva. Sus costes suben, con lo cual, sube precios o termina por perder dinero. Si sube precios, la competencia le quitará clientes y tendrá que despedir trabajadores o bajar salarios, porque al tener menos ventas, necesita menos gente, o menos horas de trabajo.

Sobre la productividad descansa todo, descansa nuestro nivel salarial, nuestro nivel de servicios públicos, sanidad, educación, pensiones, infraestructuras, seguridad ciudadana, etc.

¿Cómo podemos mejorar la productividad?

Para mejorar nuestra productividad necesitamos mejorar nuestra educación, nuestra formación, aprovechar el enorme potencial creativo del ser humano, nuestra responsabilidad personal, afrontar la realidad y no huir de ella. ¿Si tenemos un déficit en nuestro sistema de pensiones tiene sentido que decidamos subir las pensiones, y no tomar ningún otro tipo de medida ? Eso es huir de la realidad y no querer afrontarla. Una cosa es lo que queremos y otra muy diferente es lo que necesitamos.

El aumento de la productividad es lo que permite subir salarios, generar empleo, subir pensiones y mejorar los servicios públicos

Los buenos dirigentes y los buenos gobernantes hacen lo correcto, y no lo aceptable. Lo aceptable va a depender del nivel de madurez de los trabajadores o del pueblo. Con lo cual, la comunicación y la educación de los trabajadores, y del pueblo se vuelve imprescindible.

Jack Welch y General Electric

«Los líderes que extraen la productividad, es decir, que consiguen resultados exprimiendo a la gente, y no inspirando, hay que sacarlos pronto de la empresa» Jack Welch

«Tenemos que deshacer un concepto de 100 años de antigüedad y convencer a los directores que su papel no es controlar a la gente y permanecer por encima de las cosas, sino más bien el de guiar, proporcionar energía y excitación» Jack Welch

Lograr mejorar la calidad directiva y el liderazgo es el aspecto clave para lograr mejorar la productividad de un país.

La filosfía de Jack Welch, Director General de General Electric (GE) durante los años 80 y 90, convirtió a GE en la empresa de mayor capitalización bursátil del mundo. Puesto que perdió en 2003. Su filosofía fue secundada y seguida por las corporaciones de Estados Unidos. Hoy Estados Unidos tiene un nivel de desempleo del 3,6%.

Cuando Jack Welch se convirtió en Presidente de GE, en 1981, GE tenía 440.000 empleados. En 1996, tenía 260.000 empleados. Si aplican lo visto arriba, en el ejemplo de las botellas, se darán cuanta que GE en su conjunto no destruyó empleo en los Estados Unidos si no que lo creó. La economía no es un juego de suma cero. Esto lo explicaremos en otro artículo.

En España tenemos un 13,67% de desempleo.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 6 Average: 5]

Contenido relacionado

De Rousseau a Torra

«Me propongo investigar si en el ámbito del orden civil, y considerando los hombres tal cual son y las leyes tal como

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.