¿La solución a los problemas económicos de España es que los ricos paguen más impuestos?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Muchas personas creen que los problemas económicos del país se podrían solucionar si los ricos pagaran más impuestos. Pero lo primero que tendríamos que definir es ¿quiénes son los ricos? ¿cuántos son? y ¿cuánto dinero tienen? Normalmente se considera que una persona es rica cuando tiene unos activos financieros netos de un millón de dólares. Es decir, que tiene una cantidad de dinero en cuentas, acciones, fondos y bonos equivalente a unos 865.725€.

Deuda pública

Por otro lado, debemos definir cuáles son los principales problemas económicos de España. Muchas personas piensan que el principal problema de nuestra economía es el elevado nivel de deuda pública. En nuestro caso, cerca del 100% del PIB cuando lo recomendable es moverse en torno a un 60%.

Pero realmente este no es el principal problema de la economía de un país. No hemos de olvidar que, por ejemplo, Japón se mueve en un 235% de deuda pública en relación al PIB. Hay que tener en cuenta que como esa deuda pública japonesa está en manos fundamentalmente de japoneses, entorno a un 92%, realmente Japón en su conjunto no tiene un problema importante. Es decir, lo realmente relevante es saber en manos de quién está esa deuda pública. Si la deuda pública está en manos de personas del propio país, ese país en su conjunto no tiene problemas económicos. Ahora bien, si esa deuda pública está en manos de extranjeros, entonces ese país sí que tiene un problema de endeudamiento preocupante. En nuestro caso, entorno al 44% de nuestra deuda pública está en manos extranjeras.

Deuda privada

Además hemos de tener en cuenta la deuda privada (de familias y empresas). Y para ello tenemos que definir cuándo un nivel de deuda externa neta es preocupante. Técnicamente se entiende que un nivel de deuda externa neta que supere el 30% o el 35% del PIB es un nivel de endeudamiento preocupante. La deuda externa contempla la deuda pública y privada de un país con el exterior.

España a pesar de la mejoría lograda en los últimos años, tiene una deuda externa neta equivalente al 77,2% del PIB en el año 2018. Eso quiere decir que debemos al exterior 931.766 millones de euros. Siendo lo recomendable entre 350.000 y 400.000 millones de euros, o como mucho en los 413.000 millones de euros. Es decir, para sanear nuestra economía necesitaríamos una cantidad superior a los 500.000 millones de euros.

Patrimonio financiero

Y el siguiente ingrediente a tener en cuenta es valorar cuál es el patrimonio que tienen en activos financieros netos los ricos. En España hay 224.200 personas que cuentan con un patrimonio de activos financieros de un millón de dólares o superior. En su conjunto estas 224.200 personas ricas tienen un patrimonio de 500.000 millones de € .

Los activos financieros netos del conjunto de los españoles equivalen a 1,37 billones de euros. Esto quiere decir, que los que no son ricos, el resto de españoles, tienen un patrimonio financiero de 837.000 millones de euros. Si repartiésemos la riqueza de una forma totalmente igualitaria teniendo en cuenta que en España hay 46, 72 millones de personas, cada español tendría un patrimonio financiero de 29.336 €. Con lo cual, los 224.000 millonarios por los 29.336€ que le corresponderían, únicamente tendrían 6.571 millones de euros los ricos, y no los 500.000 millones de euros que tienen en la actualidad. Pues bien, efectivamente ahí nos quedarían 493.429 millones de euros que nos permitirían bajar el nivel de deuda externa a únicamente un poco más de 480.000 millones de euros, es decir, un 32% del PIB. Con lo cual, en principio podríamos concluir que con esta política comunista de reparto igualitario del patrimonio entre los españoles lograríamos a priori resolver el principal problema de la economía española.
Ahora bien, ¿esto es realmente así? Tenemos que pensar que aunque esta medida podría parecer muy «moral», estaríamos penalizando el esfuerzo, el riesgo, el éxito, la inversión y la creación de empleo.

Patrimonio inmobiliario

Es importante tener en cuenta que solo hemos hablado del patrimonio financiero. En España el patrimonio inmobiliario asciende a alrededor de 5 billones de euros. Con lo cual, en nuestro país el 79% de nuestro patrimonio lo tenemos invertido en inmuebles. Si todos los españoles quisiéramos vender al mismo tiempo nuestro patrimonio inmobiliario y no existiera la posibilidad de acudir a endeudamiento externo tendríamos que bajar los precios en torno a un 80% para poder vender nuestros inmuebles, teniendo en cuenta el patrimonio financiero que hay en nuestro país. Esto quiere decir que si tenemos en cuenta la riqueza inmobiliaria que tenemos en nuestro país podríamos decir que la riqueza conjunta ascendería como mucho a unos 2,5 billones de euros. ¿Ahora bien, los extranjeros admitirían el pago de deuda externa con inmuebles? Nuestra riqueza dependería del nivel de financiación externa que nos dieran para invertir en inmuebles.

Reflexiones

La inmensa mayoría de los millonarios lo son porque han arriesgado su dinero en proyectos empresariales (directa o indirectamente), y han trabajado mucho. Cuando uno asume un riesgo, evidentemente, lo que quiere es tener una recompensa. Una recompensa que realmente compense el nivel de riesgo que se está asumiendo. Si esto deja de ser así, estas personas dejarán de hacerlo. Y desde el momento que la economía productiva y la oferta de un país deje de existir, la economía de ese país se desploma. Y si no piensen en lo que está ocurriendo en Venezuela.

Desde el momento en que a los empresarios les extraemos su riqueza, los machacamos a impuestos o les decimos el precio al que tienen que vender sus productos, los incentivos que tienen para ser empresarios se los estamos quitando. Por lo tanto, ya no hay personas que produzcan. Y si no hay personas que produzcan en una economía, ya no hay ni riqueza ni hay empleo. Ni siquiera aunque le demos dinero a las personas, esto ya lo hizo Salvador Allende en su día. Le daba dinero a las personas, pero las personas no tenían nada que comprar porque ya no se producía nada en Chile. Porque no había incentivos para producir.

Cualquier persona que haya intentado aventurarse en el mundo empresarial sabe el enorme riesgo y el enorme esfuerzo que esto supone. Por tanto, es legítimo que la recompensa sea importante y cuanto mayor sea el riesgo que se asume mayor debería de ser la recompensa.
Muchos trabajadores quieren participar en mayor medida en los beneficios. Ahora bien, ¿están dispuestos a participar en las pérdidas?

La mayoría de las personas piensan que el mundo va a peor en vez de a mejor. Les recomiendo que lean el libro Factfulness, y se llevarán gratas sorpresas.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 5 Average: 5]

Contenido relacionado

Gibraltar: La roca en el zapato

Estos últimos días se está hablando mucho, a raíz del Brexit, de Gibraltar: ¿es una colonia? ¿Quién tiene la soberanía? Vamos a

¿Qué es Bitcoin?

El bitcoin se han convertido en un fenómeno mundial, conocido y utilizado por cada vez más usuarios. Y aunque aún está lejos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.