Déjà vu (Elecciones III)

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Si nos vamos al diccionario, encontraremos como definición de la palabra déjà vu, algo así como la traducción de la expresión francesa que significa «ya visto». Solemos usar ese término cuando pretendemos decir que esto ya lo hemos vivido o que ya hemos pasado por este punto.

Esa, es un poco la sensación general que invade hoy el pensamiento del electorado español. El sentimiento de cansancio y resaca después de estos meses de campañas, pactos, no pactos y falta de capacidad para formar un gobierno es bastante evidente y flota en el aire un hartazgo generalizado. Pero, ¿Es esto real?¿Hemos estado realmente antes aquí? O por el contrario deberíamos esperar resultados diferentes.

Esa amigo onironauta, es la pregunta sobre la que pretende arrojar luz este artículo.

¿Estamos donde estábamos?

En un primer vistazo podríamos pensar que sí. No obstante, si miramos con un poco de profundidad podremos ver que eso no es muy exacto.

No profundizaremos ahora en la situación del pasado 28A.

Eso ya lo hicimos usted y yo en el pasado, estimado lector. No obstante, puede refrescar su memoria releyendo el artículo Elecciones II Posibles escenarios.

Lo que sí haremos es contemplar ambos escenarios observando aquellas incertidumbres que actualmente se hayan despejado e identificar nuevas incertidumbres que pudieran modificar el resultado en función de las reglas del juego democrático español.

Comencemos entonces por las incertidumbres eliminadas o como diría un matemático despejemos las «X».

Dos fueron los grandes elefantes en la sala en la pasada campaña. La incógnita principal era cuánto peso final tendría VOX y cómo afectaría su irrupción a otros partidos. La incógnita secundaría no era otra que medir cuánta influencia tendría sobre el electorado todo el desgaste de «El procés catalán». Bueno, a día de hoy podemos medir exactamente el peso real de ambos efectos. Vayamos por partes.

1- El peso de Vox y sus daños colaterales

Veinticuatro diputados arañó Vox a sus rivales. Un enorme éxito en términos absolutos para un partido que venía de la nada. No obstante un fracaso relativo. En cuanto a que no consiguió ser necesario, en ningún caso para la formación de gobierno. VOX ha pasado por las negociaciones de un modo intrascendente. Por tanto, la campaña de los otros cuatro contendientes ya no tendrá como argumento principal parar a VOX. Expresión esta última, que fue «el gran claim» o llamada a la acción del resto de partidos al respecto.

Datos: ministerio del interior / Gráficos edición propia

Como daño colateral a la inacción del partido, puede ser el gran damnificado del combate nulo de las pasadas elecciones. Muchos de sus votantes provenían del granero del PP que resultó seriamente dañado en los resultados electorales tras su irrupción. No sería extraño, que muchos de esos votantes sintieran ahora el anhelo de que su voto sea más trascendente y operativo. Volviendo al redil del Partido Popular, en lo que se conoce como un efecto rebote.

2- Efectos secundarios del process

Datos: Ministerio del interior

Dos partidos aglutinaron el peso del voto independentista en la región de Cataluña. Veintidós diputados repartidos entre los quince de ERC y los siete de JxCAT. Igualando así el peso de VOX en la balanza y demostrando una vez más la equidistancia e igualdad entre partidos antagonistas. En su caso, sus posiciones independentistas y las probables exigencias en una alianza han convertido su posibilidad de ser las llaves del reino en una quimera irrealizable. La repetición electoral puede hacerles mucho daño.

Como conclusión, tras despejar las incógnitas de los anteriores comicios, deberíamos pensar que los efectos de una baja participación, y una aglutinación del voto útil podrían borrar de un plumazo sus grandes resultados de las elecciones anteriores aunque los repitieran. Lo que es seguro, es que el escenario ha cambiado en ambos casos.

Nuevas Incertidumbres

1- ¿Se saldrá con la suya Pedro Sánchez?

El líder del PSOE ha sido el gran interesado en la repetición de elecciones, confiando claramente en mejorar sus resultados en unos posibles futuros comicios que al final acabarán por realizarse. Una posición arriesgada, que parece haberles salido bien. No olvidemos que Pedro Sánchez tiene el extraño don de conseguir que el río revuelto acabe bajando a su favor.

Quizás hasta la gestión de la exhumación del difunto dictador les beneficie, pues aunque sea un tema que pueda levantar ampollas en los partidos más a la derecha, para los indecisos de izquierda puede ser un reclamo fantástico. Sobre todo en los rangos de edades más avanzadas y los más jóvenes.

2- La balanza PP – Ciudadanos – VOX

¿Volverán los votantes que se fueron del Partido Popular tras el voto de castigo? De ser así, ¿Menguaría eso a Vox, a Ciudadanos o a ambos? ¿Cuánto puede recuperar el PP?

El partido de Albert Rivera puede ser el gran damnificado de estas elecciones junto con Podemos. Quizás por eso, se propuso a sí mismo a última hora como posibilidad para formar gobierno junto con el PSOE. Sin embargo, no consiguieron su propósito y tal vez ahora les toque pagar la factura.

Lo que no les va quitar nadie a ninguno de los tres es el pelarse entre ellos. La coalición España suma, quedó muy corta y ahora tendrán que pelear por los restos. Si alguno consigue llevarse el gato al agua y unifica el voto, puede dar una sorpresa.

3- La irrupción de Errejón

El invitado inesperado. Iñigo Errejón ha roto la baraja. En un movimiento audaz o temerario según quien lo evalúe, presentó esta misma semana la candidatura de Más País, bajo su propia dirección. Esto supone un golpe directo a la mandíbula política de Pablo Iglesias y la formación morada.

También supone un cambio absoluto en el juego del reparto de diputados y puede representar un vuelco total en el escrutinio. Ahora son seis los jugadores y dependiendo de los resultados a alguno le puede quedar un trozo de pastel demasiado pequeño.

Desde luego en Unidas Podemos la candidatura habrá caído como una bomba. Pero la gran pregunta de estas elecciones es cuánto podría crecer Iñigo Errejón y su partido. De este modo podemos decir que Más País es a estas elecciones lo que Vox fue a las anteriores. Curioso, cuando menos.

4- La sentencia del process

Por último, la dinamita.

El tribunal Supremo está a punto de hacer pública la sentencia del caso del procés, que se espera en torno al día 15 de Octubre. En medio de la campaña electoral. Dependiendo de cuál sea el veredicto, unos bloques u otros pueden verse seriamente espoleados y ser este un factor fundamental que aún a día de hoy permanece oculto. Por ejemplo, una sentencia absolutoria representaría un agregador para VOX y una condena haría lo mismo en el lado independentista. No olvidemos que ambos partidos son enemigos íntimos.

¿En dónde estamos ahora?

Es difícil responder a esta pregunta, lo que es seguro, es que estamos en un lugar distinto al sitio en el que estábamos el 28A. Es posible que no en lugar muy distante, pero en política moverse un metro puede significar un mundo. Quién sabe si un pequeño detalle puede reforzar una candidatura o hundirla completamente.

Las espadas están en lo alto, yo al menos no pienso perdérmelo. Le invito amigo onironauta, a ser testigo privilegiado del transcurso de esta campaña desde nuestra tribuna común. Al fin y al cabo, usted y yo tenemos entrada de butaca.

Promete ponerse interesante…

Un saludo y buen viaje.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 10 Average: 5]

Contenido relacionado

Rusia se desconecta de Internet

Antes del próximo 1 de abril Rusia llevará a cabo un experimento gigante con la red global de Internet. Se desconectará de

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.